Lo primero que debemos conocer para ponernos en contexto sobre los limpiadores y como limpiar nuestro inyector, es saber qué es el limpiador de inyectores diésel.

Las válvulas de inyección son elementos del sistema de inyección de nuestro vehículo. Hay una por cada cilindro y estos se dividen en diferentes partes. Su función principal es introducir de forma pulverizada cierta cantidad de nuestro combustible diésel hacia la cámara de combustión, donde acaba mezclado con el aire de la cámara de forma homogénea.

Ventajas de usar limpiadores de inyectores diésel

Antiguamente, las válvulas de inyección todavía funcionaban de forma mecánica. Hoy en día son electroválvulas que van controladas de forma electrónica y son elementos realmente precisos. Estas boquillas están conectadas de forma simultanea a otros componentes y sensores del vehículo de gran importancia para la combustión de diésel a través del motor. A finales de 1980, los sistemas de inyección remplazaron a los carburadores porque ofrecía grandes ventajas. La prioridad en estos casos es la reducción de gases contaminantes; porque si comparamos los nuevos sistemas modernos de inyección con los carburadores, estos últimos salen claramente perdiendo.

Las 5 ventajas más conocidas de usar limpiadores de inyectores diésel:

  1. Mejora del arranque y temperatura del rendimiento del motor
  2. Disminuye el consumo de combustible
  3. Reducción de gases contaminantes
  4. Ubicación de los inyectores más eficaces
  5. Mayor rendimiento del vehículo

Tipos de Inyección: múltiple, directa o ambas

Como hemos mencionado, un motor tiene una válvula de inyección por cada cilindro. Estas válvulas pulverizan una niebla de combustible muy ligera, ya sea inyección directa o múltiple. Algunos motores más modernos presentan una combinación entre inyección múltiple y directa. Dependiendo el espacio de carga, la inyección directa y el colector de carga se turnan con la finalidad de reducir óxido de nitrógeno. Esta precisa pulverización de las válvulas de inyección, nos asegura una combustión eficaz del combustible, lo que se traduce en una mayor potencia. Pero para lograr esto, el combustible debe inyectarse bajo sobrepresión.

En el caso de inyección múltiple, las boquillas de inyección se alimentan con combustible a través de un carril de inyección común, donde la presión está entre 3 y 6 bar si hablamos de unidades de presión. Con inyección directa, las boquillas de inyección se sostienen a través de una bomba de alta presión que pueden llegar hasta 350 bar. Los motores diésel modernos, que también pueden funcionar con inyección directa, pueden llegar a alcanzar los 2500 bar.

Razones por las que puede fallar mi limpiador de inyector diésel

Por norma general, cuanto más precisa es la tecnología, más fácil de dañarse es. En este caso, los orificios ultra finos de las boquillas de inyección pueden atascarse rápidamente; por ejemplo, por un combustible mal filtrado que podría llegar a bloquear estos orificios y ocasionar fallos permanentes. Incluso una pequeña alteración en la pulverización del combustible podría tener un efecto dañino al rendimiento y consumo del motor.

Si tenemos los inyectores sucios o en mal estado, esto podría causar diferentes problemas en nuestro vehículo:

  • Exceso de humo en el tubo de escape
  • Fallos al arrancar el motor
  • Sonidos incomodos en el vehículo
  • Errores en los cilindros

Por esta razón, en Neoquim, para evitar estas situaciones, siempre recomendamos la limpieza de inyectores diesel con Cetaplus Auto; para conseguir una mayor optimización del motor, reducir los posibles humos negros y limpiar el sistema de inyección entero.

cetaplus auto limpiador de inyectores diésel

Si hablamos de válvulas de inyección defectuosas, podemos llegar a causar agujeros en el pistón, ya que en lugar de producirse una fina niebla como dijimos anteriormente, se puede generar un chorro de combustible que arde directamente sobre la corona del pistón. Debido a su ubicación en la cámara de combustión, las boquillas de inyección están expuestas a grandes niveles de tensión; por lo que en algunos casos, si el material esta defectuoso, no podrá resistir de forma permanente la presión y el calor.

Entre otros defectos, también se pueden incluir cortocircuitos en las bobinas de la válvula de inyección, depósitos de aditivos y conexiones de cables débiles.

Limpieza de sistemas con limpiador de inyectores diésel especializado

En vehículos más antiguos, la limpieza de las boquillas de inyección en la mayoría de los casos inducía a una mejora en el comportamiento del motor, ya que los aditivos se disuelven de manera eficaz en los depósitos de las válvulas. Actualmente, si el limpiador es de buena calidad y contiene los aditivos correctos, podrá resolver los problemas de los depósitos de coche más modernos. Por lo tanto, recomendamos que se comprueben de forma correcta los componentes de estos productos y que no incluyan aditivos perjudiciales; como, por ejemplo, el keroseno.

La forma más correcta de usar este tipo de limpiadores es abriendo el depósito de combustible, echar el producto en las cantidades indicadas, añadir gasoil y terminar de vaciar el resto del limpiador dejando que pase por el sistema de alimentación, por lo que el proceso de limpieza ya estaría finalizado.

Por norma general, este tipo de productos se recomienda aplicarlo cada 40.000/50.000 km o con cada cambio de aceite para tener una referencia más conocida.

Si después de leer este articulo sigues teniendo alguna duda sobre el limpiador de inyectores diésel, en Neoquim tenemos a tu disposición un equipo de profesionales para ayudarte.