Vivimos tiempos en los que la importancia de la conciencia colectiva e individual es fundamental para mantener nuestro entorno urbano limpio.

Muchas localidades siguen esforzándose en desinfectar calles, parques y mobiliario con el fin de evitar focos de infección, protegiendo nuestra salud. Pero es importante que recordemos que todos tenemos una responsabilidad individual, posiblemente la menos costosa y más fácil de llevar a cabo. Así que ahora, más que nunca, tenemos que demostrar que:

  1. Cualquier pequeño gesto cuenta. Evita que se caiga tu mascarilla al suelo y, si se cae, recógela. Puede contener gérmenes. Hay que desecharla en una papelera correctamente y reducir el riesgo de contagio. Lo mismo ocurre con pañuelos y guantes. Nunca antes un trozo de papel o tela habían sido tan peligroso en el suelo.
  2. No bajar la guardia. Todos queremos hacer vida normal, queremos desconectar en nuestras vacaciones y descansar. La amenaza de un nuevo rebrote está ahí. Por nosotros y por nuestros seres queridos, tenemos que dar lo mejor de nosotros.
  3. Usar gel hidroalcohólico. La actualidad nos ha obligado a cambiar los hábitos de limpieza utilizando diferentes desinfectantes, higienizantes… El gel hidroalcohólico es ya parte de nuestro día a día, así como las mascarillas o guantes… a pesar del calor…. Somos unos luchadores y ¡¡¡LO ESTAMOS HACIENDO BIEN!!!

Aunque el calor puede hacer que nos despistemos, debemos seguir con la higiene como prioridad.

Juntos, pronto esto será un recuerdo de un año difícil.


Otros articulos similares:

2 tipos de revisiones para un buen mantenimiento