Limpiar las paredes de una estructura, bien sea un hogar, un negocio o edificio, requiere de un proceso extenso que se inicia con la aplicación de un decapante. ¿Qué es un decapante? ¿Cuáles son sus usos? A continuación te lo explicamos con detalle.

¿Qué es un decapante de pinturas?

Un decapante, es un producto químico que al entrar en reacción con la pintura, crea una capa superficial que le permite al individuo retirar o eliminar con mayor facilidad la pintura o esmalte que se encuentre en la pared o superficie.

Este producto no solo es útil para aplicar en paredes ya que podemos utilizarlo en distintas superficies, como muebles, estructuras de madera, o incluso superficies que sean metálicas. Se puede decir que es la solución más eficaz para remover los antiguos restos de pintura o esmalte que se hallen en un área específica.

Lo mejor de los quitapinturas es que su tiempo de reacción es bastante bajo. Por ello, gracias a su efecto casi inmediato, es posible comenzar a retirar los restos de pintura con solo haberlo dejado actuar 20 minutos.

¿Cuáles son los usos del decapante?

Podemos aplicarlo en distintos tipos de superficies o materiales:

Este producto se fabrica a base de un fuerte diluyente que facilita la retirada de las capas superiores de esmalte, pintura o incluso barniz.

Aun así, es importante seleccionar el decapante adecuado según la superficie que vayamos a tratar, ya que pueden llegar a ser corrosivos y afectar más allá de la pintura.

¿Cómo utilizarlo?

Una vez que adquieras un decapante por los beneficios y utilidades que hemos mencionado, utilizarlo es muy sencillo y te garantizará un mejor acabado al momento de aplicar en pinturas o esmaltes.

Para aplicar el decapante sigue los siguientes pasos:

  • Moja una brocha o pincel de pintar en el decapante. Es importante que esté totalmente limpia y sin residuos de otro químico. Además, debes removerlo bien antes de aplicarlo.
  • Hecho esto, debes crear capas del decapante encima de la pintura o químico que quieres remover. Estas deben ser gruesas y uniformes.
  • Deja que el decapante actué al menos 20 minutos, después retíralo con un cepillo o espátula.
  • Por último, retira los restos del químico con agua.

Es recomendable dejar secar la pared al menos 24 horas antes de volver a trabajar sobre la superficie tratada.