Nuestro vehículo, es nuestro medio de transporte, quien nos permite desplazarnos al trabajo o viajar libremente donde queramos. ¡Consiguiendo acortar las distancias y poder disfrutar de viajes en familia o viajes en solitario!

Lo más temible es una avería!! por todo lo que supone:

  • Interrupción de nuestra rutina y limitación de movimiento.
  • El gasto inesperado que nos supondrá la factura de la reparación.
  • La incertidumbre de que nos vuelva a pasar y la duda de si lo podíamos haber evitado…

Según un informe realizado por el RACE, cita textualmente:

La tercera causa de avería de los vehículos son por el Motor con aproximadamente 43.158 averías al año (incidencias provocadas por cualquier componente del motor, desde el cambio a la correa de distribución,  embrague o la electrónica que gestiona el funcionamiento de numerosos sistemas y elementos).

Y como cuarta causa: La Bomba e inyección con aproximadamente 28.654 averías al año.

Los elementos encargados de alimentar el propulsor cierran esta relación de los más propensos a estropearse según la experiencia recogida por el RACE. La bomba de combustible y los sistemas que lo inyectan en los cilindros son propensos a las averías. Al margen del deterioro por el uso a lo largo del tiempo, la principal causa de los fallos en ambos componentes está relacionada con un combustible de baja calidad, que puede presentar restos que obstruyan los inyectores o agua que afecte a la bomba.


Por suerte hay desgastes que se pueden tratar para retrasar su deterioro y rotura así como también hay roturas que tienen solución sin necesidad de costosos cambios de piezas, vamos a ver algunos productos aditivos que hacen posible este tipo de soluciones:

En el sistema de refrigeración del vehículo hay dos productos a destacar:

  • El tipo de anticongelante, ¿cómo debe ser?: Concentrado + inhibidores de corrosión (Al, Fe, Cu) + antiespumantes + Dispersantes de lodos.
  • Sellador de fugas de radiador, ¿Cómo debe ser?: Concentrado + partículas metálicas que restauran porosidad y fisuras.

En el sistema de lubricación también destacamos dos productos que sacan de apuros:

Sistema de Inyección y Escape:

El consejo más valioso es aplicable a cualquier situación es PREVENIR

y con los aditivos podemos conseguir un buen mantenimiento de nuestro vehículo.


Otros artículos similares:

Cómo cuidar de tu vehículo.